Propietarios que salvan el voto, propietarios ausentes e impugnación de acuerdos de la Junta

El artículo “Para impugnar el acuerdo hay que consignar toda la deuda” empezaba explicando que pueden  impugnar los acuerdos adoptados por la comunidad de propietarios  aquellos comuneros que hubiesen salvado su voto en la Junta, los ausentes por cualquier causa y los que indebidamente hubiesen sido privados de su derecho de voto (artículo 18.2 de la Ley de propiedad horizontal).

Sobre los propietarios ausentes, los que no han asistido a la Junta, el Tribunal Supremo estableció en la sentencia  de la Sala de lo Civil, 930/2008, de 16 de diciembre, como doctrina jurisprudencial, que el propietario ausente  a quien se comunica el acuerdo (según sentencia del Tribunal Supremo de 7 de marzo de 2013 se le debe comunicar de manera que tenga un conocimiento detallado de lo acordado) tomado en la Junta de propietarios y que no manifiesta su discrepancia en el plazo de 30 días del artículo  17.1 de la Ley de propiedad horizontal, está legitimado para impugnar dicho acuerdo (salvo si la impugnación se funda en no concurrir la mayoría cualificada exigida por la ley fundándose en la ausencia de su voto). Por contra, hay división doctrinal y jurisprudencia en las Audiencias Provinciales sobre el significado y la interpretación de la expresión “salvar el voto” en Junta de propietarios para estar legitimado para impugnar acuerdos.

1. La sentencia de la Audiencia Provincial de Alicante de 26-03-2013 falló que para salvar el voto e impugnar el acuerdo sólo es necesario votar en contra del acuerdo adoptado.

2. La sentencia de la Audiencia Provincial de Baleares de 21-02-2013 falló que  la expresión “salvar el voto” implica que en la junta el propietario disconforme no se limite a votar en contra sino que quede clara su voluntad de oposición al acuerdo adoptado e impugnarlo.

La Ley 8/1999, de 6 abril (BOE 8 abril) dio al artículo 18 de la Ley de propiedad horizontal su actual redactado. Según la sentencia la exigencia de salvar el voto para impugnar acuerdos  no tenía antecedentes en el ámbito de la propiedad horizontal – aunque sí en el de las sociedades mercantiles (artículo 117.2 de la Ley de sociedades anónimas y 56 de la Ley de sociedades de responsabilidad limitada)- (…) lo que es ilustrativo de que la voluntad del legislador fue introducir un requisito nuevo para la impugnación de los acuerdos (…) no se considera acertado exigir la utilización de las palabras “salvar el voto” como si se tratase de una fórmula ritual.

La discrepancia entre Audiencias Provinciales, que comporta inseguridad jurídica, sólo puede resolverla el Tribunal Supremo en una sentencia que fije doctrina jurisprudencial.

Todo lo dicho no es aplicable a las comunidades de propietarios de Catalunya, que se rigen por lo dispuesto en el Codi civil.

Junio de 2013

Anuncios

Acerca de Josep Térmens

Abogado especializado en el asesoramiento y la defensa técnica de particulares en alquileres, arrendamientos urbanos, comunidades de vecinos y compraventa de inmuebles. Barcelona.
Esta entrada fue publicada en Jurisprudencia, Ley de propiedad horizontal, Propiedad horizontal y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s