Determinación y pago de la renta (artículo 17 LAU) del alquiler

El artículo 17 de la Ley de arrendamientos urbanos regula la determinación de la renta,  la forma de pagarla y la acreditación de su pago. Dice el apartado 1 que la renta será la que libremente estipulen las partes, como ya establecía el artículo 97 de la Ley de arrendamientos urbanos de 1964.

Salvo pacto en contrario, el pago de la renta será mensual y habrá de efectuarse en los siete primeros días del mes. Yo nunca he visto un contrato de alquiler de vivienda o de local en que el pago no sea mensual, aunque  el precio del alquiler suele establecerse por anualidades. 

En ningún caso podrá el arrendador exigir el pago anticipado de más de una mensualidad de renta. El arrendador sólo tiene derecho a cobrar, dentro de los siete primeros días del mes, el mes en curso. Pero esta norma sólo afecta a los alquileres de vivienda habitual. En los contratos de alquiler de local de negocio hay libertad de pacto.

El pago se efectuará en el lugar y por el procedimiento que acuerden las partes, o, en su defecto, en metálico y en la vivienda arrendada. La forma de pago más habitual es la transferencia bancaria. Es conveniente que en el contrato conste la cuenta en la que el arrendatario debe ingresar la renta, para acreditar el pago con el resguardo de la transferencia. El pago en metálico y el cheque están en desuso.

El arrendador queda obligado a entregar al arrendatario recibo del pago, salvo que se hubiera pactado en el contrato que éste se realice mediante procedimientos que acrediten el cumplimiento de la obligación de pago por el arrendatario. El recibo o documento acreditativo que lo sustituya es indispensable para que las partes  puedan demostrar que se ha realizado el pago. En ellos deben constar, separadamente, la renta y las demás cantidades que el inquilino esté obligado a pagar, legal o contractualmente: impuestos (IBI, tasa de recogida de basuras), servicios y suministros (agua, electricidad),  gastos de la comunidad de propietarios, obras, la prima del seguro, el IVA. Si el pago se realiza en metálico, en mano, el arrendador está obligado a entregar al inquilino recibos que incluyan, además, los datos (nombres y DNI o CIF) y las firmas de ambos, la dirección del inmueble y la fecha.

Si el arrendador no hace entrega del recibo, serán de su cuenta todos los gastos que se originen al arrendatario para dejar constancia del pago (artículo 1168 del Código civil).

Abril de 2013

Anuncios

Acerca de Josep Térmens

Abogado especializado en el asesoramiento y la defensa técnica de particulares en alquileres, arrendamientos urbanos, comunidades de vecinos y compraventa de inmuebles. Barcelona.
Esta entrada fue publicada en Alquiler, Arrendador, Arrendatario, Contrato, Lau 1994, Renta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s