¿Qué es una obra en un alquiler?

Para cualificar una obra de tal en un alquiler,  la jurisprudencia del Tribunal Supremo ha venido exigiendo, como ponen de manifiesto las sentencias de 30 de enero de 1991 y 26 de Diciembre de 1.997 -referidas, lógicamente a la normativa anterior (Decreto 4104/1964, de 24 de diciembre,  Texto Refundido de la Ley de arrendamientos urbanos), pero que son de aplicación a la vigente Ley de arrendamientos urbanos-, que sean de las llamadas obras fijas o de fábrica, empotradas al suelo, techo o paredes y practicadas con materiales de construcción (ladrillo, cemento, yeso), sin que se pueda aplicar el concepto obra a obras móviles, no adheridas a las paredes, suelos o techos mediante obras de albañilería (pladur, carpinteria, aluminio).

El concepto jurisprudencial de obra es más restringido que el que se obtiene del diccionario de la Real Academia Española, que considera obra, entre otras acepciones, un edificio en construcción,  la compostura o innovación que se hace en un edificio, y un lugar donde se está construyendo algo o arreglando el pavimento.

Enero de 2013

Anuncios

Acerca de Josep Térmens

Abogado especializado en el asesoramiento y la defensa técnica de particulares en alquileres, arrendamientos urbanos, comunidades de vecinos y compraventa de inmuebles. Barcelona.
Esta entrada fue publicada en Alquiler, Jurisprudencia, Lau 1964, Lau 1994, Local de negocio, Obras, Vivienda y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s